· 

Begoña y Jara

      Ari es de esas personas que transmite energía desde el primer momento, como si la conocieras de toda vida. Es una persona cercana y atenta. La conocí a través de Laura Sola cuando nos asistió el parto de nuestro segundo hijo. Laura nos había acompañado durante el primer parto y en el segundo nos dijo que trabajaba con Ari, que hacían muy buen equipo, que estaban muy compenetradas y que con solo una mirada sabían lo que tenían que hacer. Eso nos transmitió tranquilidad y decidimos que Ari estuviera con nosotros en ese día tan especial. El primer contacto fue por Skype y a pesar del método nos llegó todo ese arrojo de vitalidad y respeto. Con claridad y sinceridad hablamos de las cuestiones prácticas, de las reales y de las posibles. El día de parto todo eso estaba allí: respeto, energía, cercanía, esos gloriosos masajes…  Nuestra segunda llegó con todo ese cariño y esa energía. Y Ari fue una de las personas que lo hizo posible. Gracias Ari por acompañarnos.

Jara, Bastian, Fernando y Begoña

Escribir comentario

Comentarios: 0